Análisis de medios No. 1

 

El Observatorio de Asuntos de Género de Norte de Santander viene desarrollando un monitoreo de medios desde el 1 de junio de 2020, el cual tiene como finalidad presentar mes a mes un informe de medios de los hallazgos encontrados.

Los medios seleccionados para este análisis fueron de tipo impreso – digital: el Diario La Opinión (digital), Q’hubo Cúcuta (impreso), Gaceta Regional (Digital), Somos La Revista (Digital) y Pamplonatotal (Digital).

Con base en los hallazgos encontrados del 1 al 30 de junio sobre violencia basada en género (VBG), pudimos ver que se presentaron siete casos que sólo fueron informados en el Diario La Opinión y el Qhubo.  


De las siete noticias informadas, tres estuvieron relacionadas con violencia sexual en menores de 14 años, 2 de ellas con ocurrencia en Pamplona y una con presunción en el municipio de Bochalema. También se presentaron tres feminicidios Uno en el sector rural de Cúcuta y dos en su área urbana;  un atentando a una reclamante de tierras que logró salvar su vida, también en la ciudad de Cúcuta.



Del total de las noticias en VBG informadas el 100% de las víctimas fueron identificadas como mujeres cisgénero. El hallazgo también reveló que del 100% de las noticias informadas sobre VBG, los agresores identificados fueron en su totalidad hombres. 


 

Durante este monitoreo de medios se pudo ver cómo las noticias sobre VBG se redactan y se presentan en su mayoría como aspectos de poca relevancia, desarrollando muy poca investigación periodística y un manejo de fuentes no acorde para una noticia que debería tratarse como un problema social que es permanente y sistemático. 

Otro de los factores que llamó la atención fue la falta de conceptos jurídicos a la hora de informar noticias sobre violencia sexual, ya que los periodistas en una misma noticia utilizan el término violación y abuso sexual, dejando la noticia sin una tipificación exacta sobre la modalidad de violencia sexual. 

De los hallazgos encontrados en el mes de junio de 2020, se pudo corroborar la falta de datos etarios o la identificación nula de si la víctima es parte de la población LGBT.

Deja un comentario